Filosofía del kitesurf

Cuando empieza con el kitesurf es como entrar en una familia. Suena un poco difícil de entender, pero voy a tratar de explicar un poco a las personas que todavía no se han acercado a este increíble deporte. He practicado muchos deportes antes de empezar con el kitesurf y sigo probando nuevas aventuras, pero las sensación de hacer kitesurf y entrar en este mundo son únicas. El kitesurf no es solo disfrutar el momento para ti mismo como los otros deportes individuales, es también compartir nuevas emociones con nuevos y viejos amigos . Cuando empiezas te sientes solo y un poco frustrado. Mira lo de mas navegar y piensas “nunca lo voy a lograr, es muy difícil no es para mi”, pero muy rápido te das cuenta que este mundo es para todos. La buena vibra que tienen todos es increíble. La disponibilidad y la paciencia en ayudarte la he encontrado solo practicando kitesurf. Yo creo que todo empieza desde el momento que necesitas de otra persona para bajar y levantar el kite. Desde este momento algo en nuestra mente se estimula y nos une como una familia. Muchos de mi mejores amigos los he conocidos practicando este deporte, nunca iba a pensar que mi vida cambiara tanto cuando empecé.

Después de empezar con el kitesurf mis viajes también han cambiado buscando solo lugares de viento. Cuando viajo y llego a un lugar por primera vez siempre conozco gente nueva y varios de estos son amigos de otros kitesurfistas amigos mío.
Esto no me pasa solo a mí, pasa a todos lo que empiezan a viajar haciendo kitesurf. Esto es ser parte de una familia gigante que está conquistando todo el mundo y lo bueno es que lo conquista con sonrisas. Entrar en este mundo te da un mix de sensaciones que solo volviéndote kitesurfista puedes conocer.
Practicando deportes individuales siempre hay un poco de competencia contigo mismo y lo demás. En el kitesurf esto es diferente, porque la mayoría de los kitesurfistas quieren nada más disfrutar del viento, del mar y de los hermosos lugares que nunca había conocido sin hacer este deporte. Cuando navegas y te cruzas con otras personas la primera cosa que haces es sonreír, esto es algo que te da un alivio al alma. Imagínate si todos hacemos parte del mismo equipo y que este siempre gane “que quieres más de
la vida?” Hacer más kitesurf! 