• Inglés
  • Español
  • Inglés
  • Español

A veces me sorprendo cuando algunos de nuestros clientes no se sienten contentos consigo mismos después de tres días de clases, porque solo pudieron navegar “un poco” y no lograron “ir bien de los dos lados”.

hace un par de meses tuvimos un cliente de poco más de 60 años. Nos había contactado hacía varios meses para reservar sus clases de kitesurf. Cuando hablamos por teléfono, me dijo que tenía muchas ganas de probar el kitesurf, pero que tenía muchas dudas y miedos porque pensaba que era necesario tener mucha fuerza y habilidad. Yo le expliqué que no, que es un deporte que todos pueden hacer, desde chicos hasta personas de más de 70 años. También le expliqué que aquí en Cancún tenemos condiciones muy favorables de agua baja que ayudan mucho en el aprendizaje.

Finalmente, tuvimos nuestras sesiones de kite, y al final del curso, volvía sonriente del agua acompañado de su instructor, y cuando le pregunté cómo le había ido, me contestó que el kitesurf le había encantado y que quería volver en los próximos meses. Sin embargo, también dijo que estaba un poco decepcionado porque no había podido navegar bien de los dos lados. Justo ese día, yo estaba navegando cerca de este señor. Este día (como casi todos mis días de kitesurf) fue de muchas caídas y golpes. Así que le pregunté al señor: ¿Usted me vio navegar? ¿Vio cuántas veces me caí? Yo tengo 11 años haciendo kitesurf y todavía me caigo mucho todos los días. Porque quiero aprender algún truco nuevo, elevar mis límites, romper mis propias marcas. Por las razones que sean, te cuento toda esta historia para decirte que los errores son parte del aprendizaje. Sigue levantándote y prueba las cosas que te gustan y sólo así podrás seguir sintiéndote vivo.

Todavía recuerdo cuando apenas estaba aprendiendo y, aunque siempre he hecho deporte, un día viendo mi desempeño, pensé que tal vez este deporte no era para mí y que no podría nunca hacerlo bien. Ya han pasado 11 años desde que este deporte cambió mi vida. Si tú también tienes dudas, te invito a hacerte estas preguntas:

¿Cuánto tiempo de práctica ha necesitado un futbolista de selección nacional para jugar con el equipo?

¿Cuántas horas ha requerido un músico de orquesta para tocar su instrumento?

¿Cuánta práctica ha dedicado un piloto de aviones comerciales?

Si ves, todas son actividades diferentes, pero que tienen algo en común: la práctica y dedicación constantes. ¿Hace falta talento? Probablemente. ¿Hace falta tener unas características físicas óptimas para lograrlo? Puede ser. Pero pregunta a un piloto comercial cuántas horas de vuelo son requeridas para poder ser parte del staff de la aerolínea (no importa si tiene excelentes condiciones físicas, talento y ganas). La dificultad del kitesurf dependerá de los objetivos que te plantees y de qué tan realista seas con esos objetivos. Luego de que determines esto, el resto vendrá con práctica. Por supuesto, si en realidad el kitesurf es lo que te gusta hacer. Por último, evita compararte con alguien que tiene más tiempo navegando que tú. Recuerda, cada caso es muy personal y también es importante que disfrutes y te diviertas, incluso cuando te caes.